viernes, 29 de junio de 2012

madre, hermano, amante

En Madre, hermano, amante, el nuevo libro de Jarvis Cocker, podermos encontrar unas setenta letras de canciones con sus respectivas traducciones al castellano.
Ayer fui a la Fnac de Callao para que el autor me firmase el ejemplar. No quería perdérmelo por nada del mundo, así que mi amigo Tom y yo fuimos e hicimos cola durante unas dos horas para poder disfrutar de unos pocos segundos de esos ojos azules tan maravillosos de Jarvis.
Mientras él te firmaba el libro (la Fnac no dejó que firmase fotos, discos, etc), te ofrecía una uva. A su lado tenía dos enormes cuencos: uno con uvas verdes y otro con uvas moradas.
No puedo decir que fuese cariñoso -ni siquiera simpático- con sus fans. Tampoco lo contrario. Simplemente se muestra (a diferencia de su comportamiento en sus vídeos) como un ser tímido e incluso algo asustado.
Ha sido en mi opinión una buena experiencia y estoy segura de que, aunque conozca la mayoría de las letras y me las sepa prácticamente de memoria, el libro merece mucho la pena. Porque al igual que otros consideran las letras de Cohen o Dylan poesía, las de Cocker no tienen por qué ser menos. Él mismo afirma en una entrevista que no hay que confundir las letras con poesía, pero que se siente halagado cuando alguien piensa eso de sus canciones.
En la contraportada del libro aparece escrito: "Por favor, no lean las letras mientras escuchan el álbum." Y es que para Jarvis Cocker las letras deben ir separadas de la escucha de sus canciones, ya que, según él, hay un choque entre dos direcciones.

Dicho esto, no puedo hacer más que repetiros lo guapo que es este hombre y lo recomendable que me parece su libro (aunque bien es cierto que con algunas traducciones no estoy nada de acuerdo).

2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Yo considero que la letra de Cocaine Socialism es poesía pura. Y la de This Is Hardcore igual. ¡Un besazo!

Anastasia dijo...

Y lo mismo con Dishes, con Common People, con Acrylic Afternoons...