jueves, 13 de enero de 2011

la muerte de david jones y la metáfora del pez emilio

Hay muchas maneras de ver la vida y otras tantas de ver la muerte.
El cine nos muestra muchas de ellas.
Por ejemplo, en cuanto a la vida, se me ocurre contaros que hoy es el cumpleaños de Orlando Bloom... pero bien es cierto que nadie es consciente de las personas que han muerto o van a morir en un día como el de hoy.

Como un pequeño homenaje a este actor inglés, pondré una escena de Piratas del Caribe 3, en la que Will (personaje interpretado por Orlando) está a punto de morir, pero gracias a que clava un puñal en el corazón de David Jones (el de los tentáculos) consigue "robarle" a éste la vida y ocupar su puesto como capitán de El Holandés Errante (barco de David Jones); a cambio, ocupar ese puesto supone no pisar tierra nada más que una vez cada diez años.
La parte buena: que se salva y no muere. La parte mala: que sólo podrá ver a su amada (Elisabeth) una vez cada diez años.
Sí, os he destripado el final de la película, pero bueno...
He de decir que, aunque es un momento de la película que me gusta, la que en realidad merece la pena es la primera entrega de toda la saga de Piratas del Caribe; la segunda parte y la tercera (a la que pertenece este fragmento) son algo peores. Y también he de decir que no es el mejor momento de Orlando Bloom, ya que está agonizante; no dice nada, ni hace nada, sólo se mantiene en una estado angustioso al borde de la muerte. Pero he puesto esta escena porque quería ponerla en el blog desde hace tiempo y pensé que hoy, al ser el cumple de Orlando, sería el día perfecto.
Si pongo esta escena no es sólo por él, sino por la magnífica actuación de Johnny Depp y la maravillosa frase de su personaje (el Capitán Jack Sparrow): "Es estimulante tener la vida y la muerte en la palma de la mano".





Y como os he dicho que hay muchas maneras de ver la vida y la muerte, me parece un poco soso poner sólo este ejemplo. Jack nos habla de la vida y la muerte con la sangre del corazón de David Jones entre los dedos.
Pero es en Kill Bill donde encuentro la mejor metáfora sobre la vida y la muerte: la metáfora del pez Emilio.

Es cierto que en esta película no se encuentra un diálogo extenso, y que más bien se podría decir que se caracteriza por el abuso de la violencia gratuita. Pero las pocas frases que dice son maravillosas.
La escena que pongo pertenece al final de Kill Bill vol.2. Me gustó más ésta que Kill Bill vol.1, aunque la vi antes y no me enteré de muchas de las cosas que necesitan de la experiencia de la primera para tener un significado.
En esta escena, Beatrix (Uma Thurman), ve por primera vez a su hija. Bill le explica entonces a Beatrix cómo su hija se ha enterado de lo que es la vida y la muerte a través de la metáfora del pez Emilio.
Me parece preciosa la mirada de la niña y la emoción de Beatrix al verla, entre tanta violencia.
Decidme si no es una escena fantástica. Sólo por ella, ya merece la pena ver la peli. ¡Qué gran actriz es Uma Thurman!




"Un pez temblando en la alfombra y un pez que no tiembla en la alfombra..."

12 comentarios:

Elisa Alaya dijo...

Hola!

Coincido contigo en que son grandes frases y escenas. Y sí, la mejor peli de Piratas es la primera. ¡Ese fragmento de Kill Bill es genial! Me encantaron los dos volúmenes, es para verlos seguidos.

Besos!

Anastasia dijo...

Algún día podemos cometer ese acto friki del que hablas: podemos ver los dos volúmenes seguidos...
pero deberíamos intentar que tal acto no se produjese después de comer, cenar o similar.

Un beso

Sueño dijo...

Yo vi kill bill 2 justo después de la primera, sólo tenía el volumen uno, pero cuando acabé de verlo no pude esperar y tuve que buscar la segunda parte en internet inmediatamente. Amo esa película.

Lo que sí fue desconcertante fue ver piratas del caribe III sin acordarme de la anterior, eso sí que fue no enterarme de nada, de nada de nada (porque hay que añadir las lagunas que ya de por sí tiene la película). Siempre me pregunté por qué diablos Elisabeth no se va con Will en el barco, para pasar juntos el resto de la eternidad.

Recuerdo que volví a ver la película (la del fin del mundo) en un cine al aire libre, en la plaza de toros de un pueblo perdido de la mano de Dios (el último pico del triángulo que es Madrid, el último último), era de noche y se levantó un viento terrible, y hacía mucho frío, todo cuando ocurre lo del tifón y la tormenta y todo eso, eso sí que fue meterme en la película :D.

Grandes películas, sí señor.

Johnny Dibud dijo...

Joer, no me acordaba y eso que la Thurman es mi gran diva con bastante diferencia sobre la segunda clasificada. A partir de hoy valoraré mucho más esta escena, tienes mucha razón. Besos.

Anastasia dijo...

Santi...
tienes toda la razón, la tercera película de Piratas del Caribe es bastante complicada de entender, sobre todo si hace tiempo que no has visto las anteriores. Yo hace poco me vi las tres seguidas (sí, muy friki, es lo que hay) y la verdad es que así queda mucho más claro todo... porque hasta ese momento mezclaba la segunda con la tercera; la primera peli es la única que recuerdo con claridad.

Lo de que te metiste en la película, ayuda bastante a entender el complejo argumento (más que complejo, caótico), pero no sé si te envidio... me habría dado bastante miedo estar en tu lugar, viendo que llueve y que sopla el viento fuerte también fuera de la pantalla... parece aterrador...


Kill Bill... sí que es bastante adictiva. Reconozco que la tengo que volver a ver porque hay partes que recuerdo de una manera bastante borrosa.
Es la excusa perfecta para una sesión doble de buen cine.



Muchos besos, espero que nos veamos pronto que ya se te echa de menos.
Y por cierto, he visto que tienes nuevo blog... ¡Enhorabuena! Le he echado un vistazo, pero quiero encontrar un momento para leerlo detenidamente.

Anastasia dijo...

Johnny... no sé cómo puedes olvidar a Thurman. Creo que es una mujer que no se olvida fácilmente, su físico es único y tiene una fuerza espectacular en sus gestos.
También se encuentra entre mis favoritas...

Death dijo...

Nada más ver la escena de Kill Bill me han entrado ganas de volver a ver las películas! La historia, los colores, los movimientos de cámara, los diálogos, están tan hipnotizadoramente rematados...

Otra película muy bonita que nos cuenta una visión práctica y nada dramática sobre la vida y la muerte es Mi vida sin mí, (My life without me) de Isabel Coixet. Os la recomiendo altamente (a no ser que no os guste llorar con las películas^^*)

Anastasia dijo...

Sí, yo también tengo ganas de volver a verlas... son de extrema calidad ambas (y tan hipnotizadoramente buenas, como bien dices...)

Gracias por pasarte por el blog. Gracias por comentar. Gracias, sobre todo, por la recomendación... veré Mi vida sin mí tan pronto como me sea posible (aunque tenga que llorar).

Un beso

Death dijo...

gracias a que me la has recordado acabo de volver a ver la primera de Kill Bill. Y había trozos que no había visto!
así que gracias a tí^-^.

Anastasia dijo...

De nada.
Yo también estoy deseando verla lo antes posible... que no me acuerdo muy bien de muchas cosas.

Muchos besos

Tom/Shine. dijo...

Me pregunto aún si la metáfora de Emilio era parte de un plan de Bill para entrenar a B.B. como una asesina. Hmm.
Ambas parte me encantan, en todo, también en la música, sangre, dialogos, de todo.
See ya!

Anastasia dijo...

Bienvenido a este blog...

ciertamente creo que no nos será fácil averiguar si la metáfora del pez Emilio era un plan de Bill, a no ser que sea una duda cuya solución nos la den en Kill Bill vol.3 o en Kill Bill vol.4, que creo que están en proceso. Al parecer estos dos últimos volúmenes van a tratar de la venganza de los 80 supervivientes hacia Beatrix.
Parece interesante...

¡Gracias por comentar!