jueves, 24 de febrero de 2011

maría escoté (cibeles madrid fashion week)

Tras el desfile de Ion Fiz que os conté ayer, llegó el de María Escoté. Sí, justo después. De hecho las modelos llevaban el mismo maquillaje y tenían el pelo ondulado de la misma manera.

Apareció sobre la pasarela el color negro, color que inundaría todos los diseños del desfile. Se puede decir que fue el gran protagonista, junto con los escotes en forma de triángulo, como los de los bikinis y trikinis, pero adaptados a los vestidos de gasa vaporosa.
Las modelos llevaban el pelo recogido en una coleta y lucían todas unas gafas negras y redondas (estilo Lennon, muy 'retro').

Los escotes de vértigo fueron un elemento principal, y también lo fueron una especie de medias que llegaban hasta medio muslo y que se ataban con cintas por delante (estilo corsé); quedaban muy bien, pero los zapatos no me gustaron (demasiado poco finos, demasiada suela).
Tanto las medias de Ion Fiz (de rayas de colores) como las que acabo de describir de Escoté me parecieron dos de las mejores ideas de los defiles.

Escoté también sacó muchos pantalones de cuero; algunos ajustados (tipo 'leggin'), otros campana. Hacía mucho que no veía pantalones campana en los desfiles, y lo que no había visto nunca son unos pantalones campana de rejilla. La verdad es que tanto las medias como las camisetas de rejilla estuvieron muy presentes (y le dieron un aire bastante gótico a la colección), pero nunca habría imaginado este tipo de tela en unos pantalones campana.

También se vieron pieles en este desfile, pero nadie que protestase contra ellas. Supongo que los protectores de animales quedaron un tanto asustados tras la rápida intervención que hubo contra ellos.

Entre tanta tela transparente, tanta tela negra, tanta tela vaporosa, aparecía algún que otro estampado un tanto psicodélico. Aparecían dibujos de animales y de plantas extrañas sobre los vestidos y chaquetas (chaquetas que, por cierto, eran una especie de homenaje a las chupas de cuero 'perfecto').
Algunos complementos (especialmente collares) animaban los looks del desfile. Y se vieron también trikinis (en general debajo de prendas transparentes o de rejilla).

Luego hubo también algún diseño con flecos, muchos flecos en faldas y vestidos, que creaban un efecto mágico cuando la modelo caminaba.
Y así el desfile, lleno de prendas originales (aunque posibles de vestir, no como en el caso de otros diseñadores), llegó a su fin. La diseñadora salió a saludar y todo terminó sobre un fondo de pantalla rojo.

2 comentarios:

noname dijo...

Lo que mas me impacto de este, fueron las campanas.. Tengo una amiga que las lleva de todas las formas posibles, y se las hace ella… normal ya no las fabrican jajjaj
Lo curioso es que siempre le he dicho que eran horribles, y ahora no me atrevo a decirla nada jajaja
Lo que menos me gustó fueron las pieles… parecían animales de verdad. No se.. fue un poco triste.
Y una cosa que me encanto, fueron los estampados simétricos en los vestidos, muy moqueen :) y los zapatos.. bueno, ami no me disgustaban , pero no son especialmente bonitos ni finos jejej

Anastasia dijo...

Sí, a mí también me impactaron. Y no me disgustaron (algo que me extrañó, porque yo no soy muy de campanas)

A mí las pieles también me dieron mucha pena... yo nunca me las pondría, pero bueno...
Los zapatos a mí no me gustaron mucho, pero lo cierto es que en el desfile quedaban bien.

Como tú, opino que los estampados fueron de lo mejorcito.
Muchas gracias por pasarte, un beso