lunes, 7 de noviembre de 2011

american pie



¿Quién es Don McLean? Gran parte de la gente que encuentres por la calle no sabrá responderte nada. Otra parte de la gente te responderá que es el autor de American Pie y unos poquitos añadirán que también lo es de Starry starry night. Pero dudo que hayan escuchado más canciones suyas.
Don McLean es, a mis ojos, uno de los músicos más gravemente "olvidados". 

El otro día me puse a escuchar el disco completo de American Pie, que me lo prestó mi amigo Tom; yo no lo tenía. 
Comienza con esa maravillosa American Pie, una de las canciones más maravillosas tanto en lo musical como en lo lírico. Todo encaja. Hace referencia a todo y tiene frases que deberían formar parte de la Literatura que se enseña en los colegios. Tengo claro que si yo fuese profesora de Inglés mandaría a mis alumnos escuchar esta canción una y otra vez; y les mandaría buscar en la wikipedia inglesa información sobre El Día Que Murió La Música.
Luego comienza otra gran canción (aunque mucho menos conocida): Till tomorrow. Llena de melancolía y sencillez, elegante y emotiva. No sé qué tiene Don McLean que me recuerda increíblemente a Simon & Garfunkel. Y eso desde mi punto de vista es muy bueno.
Comienza entonces la segunda canción más famosa del disco: Vincent (starry starry night). Cuando me pusieron el año pasado en clase la película de El loco del pelo rojo (con Kirk Douglas en el papel de Van Gogh) no podía dejar de tararearme a mí misma este tema. McLean interpreta perfectamente la locura que los demás encuentran en el pintor y la tortura mental a la que estaba sometido el artista. Es impresionante. 
Y con un piano maravilloso llega Crossroads, igualmente sencilla y estupenda. Entre la tristeza que expresa, aparecen frases esperanzadoras como "You alone can light my way, you alone can make me whole once again". 
En el siguiente tema, Winterwoods, habla de cómo podemos estar ciegos a pesar de tener las cosas delante de nuestro ojos. Habla de cómo, de repente, un día, por el hecho de estar con una persona en concreto, todo amanece y se ilumina para ti.
Con Empty chairs llega otra de mis favoritas. Con una letra también fantástica que nos viene a decir algo muy sencillo: que no apreciamos las cosas hasta que se marchan, que no creemos que se vayan a marchar hasta que lo hacen ("Never thought you'd leave until you went").
Mucho menos melancólica, llega Everybody loves me, baby, con una melodía bastante animada (genial), aunque con un mensaje bastante crítico desde mi punto de vista en la letra. Si escuchas simplemente la música -sin leer la letra- la encuentras divertida; pero si lees la letra descubres un significado algo más oscuro y mucho más duro.
Misteriosa y calmada comienza la siguiente canción: Sister Fatima. Me recuerda a Suzanne de Cohen y las imágenes que vienen a mi cabeza son potentes y a la vez delicadas. Espectacularmente tierna, bastante diferente de lo que se suele conocer de McLean.
The Grave, el siguiente tema, es otro de mis favoritos. Con una letra que te impacta verso a verso, llenándote la mente de imágenes que muy pocos podrían ofrecerte. Con un ritmo pausado y una melodía oscura (que extrañamente me recuerda a Pueblo blanco, de Serrat), llena de sutiles cambios de intensidad y llena también de emoción; tiene frases fantásticamente terribles como la que repite McLean con una voz angustiosa: "The Earth is my grave".
Y el final del disco es el mejor final que podía tener: una canción sencilla cantada a varias voces en forma de cánon. No, nadie imaginó que el autor de la conocidísima American Pie pudiese ser el mismo que hiciese esta prácticamente desconocida Babylon.

Disco grande donde los haya. Sólo digo que después de la tercera canción no pude parar de llorar hasta que terminó el disco. No estoy exagerando. No sé si es que tenía un día sensible o si es que se trata verdaderamente de una obra maestra.

10 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Un disquito que me pillé como un t rámite y sin mucho interés por 4 euros pensando que iba a tener sólo la canción conocida de Brian y resultó por convertirse en mi habitación en todo un señor discazo. La forma en la que se enlazan las canciones "The Grave" y "Babylon" fue algo revelador y especial... Llorar tal vez no, pero la piel de gallina sí que sí:)

Víctor Hugo. dijo...

De Brian no, de Don, que se me ha pirado la cabeza:)

Anastasia dijo...

Pues por cuatro euros puedes estar más que satisfecho. Todo un señor discazo, como bien dices. Las dos últimas canciones son especialmente conmovedoras.

En cuanto a lo de 'Brian'... me has desconcertado ciertamente, me he quedado pensando si tal vez hacía referencia a algún otro músico que tuviese que ver con McLean.
Todo aclarado ahora.

Me alegro de que te guste este disco y de que te pases por aquí,
¡besos!

Boris dijo...

American Pie es tan buena que eclipso al resto de su obra, es algo injusto porque era muy bueno

Anastasia dijo...

Tienes toda la razón. Gracias por pasarte y por comentar. ¡Bienvenido!

Ariel dijo...

Hola.

Sé que eras visitante de "Amb la Lluna", como yo lo soy de tu blog, pero mi querido espacio ya no existe, ahora estoy inaugurando otro, si te interesa, la dirección es:
http://ariel-conlaluna.blogspot.com/

noname dijo...

Yo la verdad solo le conocía por american pie y por vincent, y por ver la carátula del disco en mi estantería, hasta que me di cuenta de que estaba perdiendo el tiempo mirándola y no escuchándola, pensé que en realidad esas eran las dos canciones mas importantes, pero the grave, (tendré que escuchar a serrat) me emociona a mi también, sobretodo la parte de la que comentas, como dijimos esta mañana, un mensaje claro, y profundo, genialísimo. El resto también me sorprendió, y estuve unos días con el disco en el reproductor echando humo, no se te hace corto? Bueno que me lío, me ha encantado tu entrada! Un beso!

Anastasia dijo...

noname... Para empezar: gracias por dejarme el disco. Para continuar: creo que se te hace corto porque cuando algo es bueno no quieres que se acabe, quieres más y más y más...
Muchas gracias por tu comentario,
¡un besote!

Atope de Power dijo...

wow! al leer esto, con tanta emocion y sentimiento, me entran ganas de escucharlo!! gracias por esta entrada :)

Anastasia dijo...

¡Gracias a ti por pasarte!
Y pídele el disco a Tom, que ya verás como lo disfrutas...
¡Un besito enorme!