martes, 19 de abril de 2011

mika

Recuerdo prefectamente la primera vez que vi a Mika.  Por aquella época, echaban un programa-resumen de los 40 Principales en Cuatro. Era un programa bastante horrible ciertamente, pero me sirvió para conocer a ciertos grupos, como Scissor Sisters o el propio Mika. La primera canción que escuché de este chico fue Grace Kelly, que tenía un vídeo espectacular, que mi posterior fanatismo hizo que me aprendiese entero. Vi con emoción cómo un chico delgadísmo y altísimo con la voz aguda -y sin embargo agradable- se movía con unos pantalones de colores y saltaba por encima de sillones y mesas, rodeado de la gente más extravagante. Vi el principio del vídeo, en el que una niña con un vestido color pistacho sentada encima de un piano hablaba con el protagonista de todo aquello. Vi cómo subía y bajaba la luz a lo largo del videoclip y cómo caían serpentinas y confetis y cómo todo parecía ser de otro mundo. Sí, quizá por eso es uno de los pocos vídeos que no me ha hecho falta ver muchas veces para convencerme de que son buenos, uno de los pocos vídeos que me han impactado, que me han emocionado y hecho fan de su creador en apenas unos instantes. Ese mundo paralelo que Mika ha creado es el que hace que sus canciones te cautiven; porque ese mundo no sólo se encuentra en las imágenes de sus vídeos o en los dibujos que él mismo hace para ilustrar sus portadas, también se encuentra en su voz y en la letra de sus canciones, de tal manera que al escucharlas sientes que no estás aquí, sino muy lejos, o muy alto.
 Nada más ver aquello tuve la necesidad de contárselo a todas mis amigas. Les dije que un chico muy alto y muy delgado que tenía los mismos pantalones de colores que yo y que tenía el pelo rizado y genial había invadido uno de los puestos de la lista de los 40 Principales. Mis amigas al principio no parecieron creer  al 100% que aquello que yo les decribía era tan genial; pero cuando lo vieron se emocionaron tanto como yo. Reconozco que a algunas la emoción les duró unos meses, pero a otras nos sigue durando a día de hoy. Así que cuando nos enteramos el año pasado de que Mika venía a Madrid a hacer una espectacular y colorida actuación en el Palacio de los Deportes, no nos lo pensamos dos veces.
Nos vestimos de forma estrambótica y nos maquillamos con colores cantosos, pero todo era insuficiente para recibirle a él.


El concierto, desgraciadamete, a día de hoy (un año después) no es tan nítido como los días inmediatamente posteriores, pero inetentaré contaros algunas cosas de las que me acuerdo...
Sé que todo comenzó con Mika disfrazado de astronauta suspendido en el aire, atravesando los planetas, y creo recordar que la primera canción del espectáculo fue la conocida Relax, take it easy. Sé también que imitó con la voz el solo de una trompeta, y que lo hizo sorprendentemente genial. Sé que tocó la que probablemente es mi canción favorita de este cantante de origen libanés: Any other world (aunque en directo no hay instrumentos de cuerda y, aunque es igualmente tierna, quizá sea menos impactante). Sé que cuando el concierto parecía haber llegado a su fin, cuando cantó ese esperadísimo We are golden y volaron papelitos dorados por todo el escenario, regresó para sorpresa de todo el público cantando algunas canciones más (entre ellas, Grace Kelly, que nos tenía a todos impacientes por escuchar). Sé que el concierto se me hizo muy corto; sé que me dejó con ganas de más, de ver más vestidos amarillos y rosas y turquesas, de ver más globos volando por encima de nuestras cabezas y, sobre todo, de ver de nuevo a Mika en Madrid, subido a un escenario, haciendo la ciudad suya por un par de horas, haciéndonos más felices (a pesar de que era lunes...) y provocando que, por ejemplo, yo esté un año después -con su camiseta puesta- comentando lo grande que fue todo aquello. Y es que -aunque mi memoria sea pésima- cuando tienes la oportunidad de compartir por unos instantes ese mundo multicolor paralelo al nuestro creado por Mika, eso no se olvida.


Os dejo con ese magnífico vídeo de Grace Kelly que os comentaba antes...




Esta canción tiene una historia. Nació de la frustración y el enfado de Mika hacia las discográficas a las que había presentado sus temas anteriormente; le dijeron que tenía buena voz, pero que debía hacer algo más comercial, algo parecido a lo que hace Craig David; le dijeron que su estilo era demasiado "cabaretero" y que no se vendería fácilmente.
Para vengarse, Mika hizo nuevas canciones y cuando tuvo un CD completo (Life in Cartoon Motion) consiguió que éste llegase a los primeros puestos de las listas de todo el mundo, dejando atónitos a todos aquellos que no habían confiado en él. Y, para colmo, ese primer 'single' que sacó (Grace Kelly), tenía una letra que claramente criticaba esa postura que habían tenido con él las discográficas...


"Say what you want to satisfy yourself, but you only want what everybody else says you should want..."

5 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Tengo su primer disco y me gustó bastante. Tiene verdaderas maravillas como "Over My Shoulder" que es mi favorita. Pero lo malo de este tipo de artistas con los registros tan altos y gustos por lo dramático es caer a veces en el exceso y lo histriónico...
De todas formas soy de los pocos tíos que conozco que afirman que el Mika es un crack:)

¡Saludos!

Tom/Shine. dijo...

De MTV de la decada del 2000, rescato muy pocos músicos que de verdad valen la pena escuchar. En ese canal escuché por primera vez a Mika, y, sencillamente, quedé enamorado de este pop tan libre, tan festivo y creativo con esta gran voz que me recuerda a Freddie Mercury.
Me encanta Love Today, Relax, Billie Brown, y por supuesto, Grace Kelly, la tocamos en guitarra a veces, para romper el hielo.
See ya!

Anastasia dijo...

Víctor Hugo...
pues lo cierto es que en mi entorno no hay ningún tío al que le guste mucho Mika...
y en cuanto a Over my shoulder: muy grande esta canción ciertamente. Además, demuestra lo genial que es su voz y hasta qué límites puede llegar.

Tom/Shine...
por lo que veo, te pasó como a mí... viste a Mika en la tele y te gustó. Lo cierto es que, sobre todo al principio, todo el mundo comparó su voz con la de Freddie; es fantástica, y además más versátil de lo que la gente piensa.
BIlly Brown es genial... y me gustaría escuchar esa versión que hacéis de Grace Kelly en guitarra...

¡Muchísimas gracias a los dos por comentar!

Alex Noiser dijo...

Suscribo lo que han dicho por allí arriba, la MTV, desde que entró el nuevo milenio ha dado artistas -para mi gusto, claro- poco interesantes. Reconozco que no he oído nada de Mika esxcepto los singles radiados por emisoras de radio.

A ver si algún día le doy una oportunidad al artista en cuestión. Saludos!, por cierto, grande la idea esa de ir a verlo en concierto maquilladas todas y vestidas de forma estrambótica xD.

Anastasia dijo...

Sí, deberías darle una oportunidad a Mika. A lo mejor no te gusta, pero... ¿y si te encanta? sería una pena no haberlo escuchado antes...

Y en cuanto a la forma estrambótica de vestirse... consistía en llevar mallas de colores y eso. Las mías tenían un estampado muy curioso y, aunque suene raro, para ver a Mika no se me ocurrió otra cosa que ponerme una camiseta que tengo con la foto de Mick Ronson.

¡Gracias por pasarte!
...y acuérdate de darle esa pequeña oportunidad al pobre Mika.