martes, 3 de mayo de 2011

el espejo de galadriel

De nuevo las visiones de Frodo. De nuevo el Mar. Y también el Bien y el Mal y el Señor Oscuro. De nuevo el Miedo y el peso del Anillo colgando del cuello del hobbit.

"-¿Me aconsejáis mirar? -preguntó Frodo.
-No -dijo ella-. No te aconsejo ni una cosa ni otra. No soy una consejera. Quizá aprendas algo, y lo que veas, sea bueno o malo, puede ser de provecho, o no. Ver es a la vez conveniente y peligroso. Creo sin embargo, Frodo, que tienes bastante coraje y sabiduría para correr el riesgo, o no te hubiera traído aquí. ¡Haz como quieras!
-Miraré -dijo Frodo, y subiendo al pedestal se inclinó sobre el agua oscura.
En seguida el Espejo se aclaró y Frodo vio un paisaje crepuscular. Unas montañas oscuras asomaban a lo lejos contra un cielo pálido. Un camino largo y gris se alejaba serpenteando hasta perderse de vista. Allá lejos venía una figura descendiendo lentamente por el camino, débil y pequeña al principio, pero creciendo y aclarándose a medida que se acercaba. De pronto Frodo advirtió que la figura le recordaba a Gandalf. Iba a pronunciar en voz alta el nombre del mago cuando vio que la figura estaba vestida de blanco y no de gris (un blanco que brillaba débilmente en el atardecer) y que en la mano llevaba un báculo blanco. La cabeza estaba tan inclinada que Frodo no le veía la cara, y al fin la figura tomó una curva del camino y desapareció de la vista del Espejo. Una duda entró en la mente de Frodo: ¿era esta una imagen de Gandalf en uno de sus muchos viajes solitarios de otro tiempo, o era Saruman?
La visión cambió de pronto. Breve y pequeña pero muy vívida alcanzó a ver una imagen de Bilbo que iba y venía nerviosamente por su cuarto. La mesa estaba cubierta de papeles en desorden; la lluvia golpeaba las ventanas.
Luego hubo una pausa, y en seguida siguieron unas escenas rápidas, y Frodo supo de algún modo que eran partes de una gran historia en la que él mismo estaba envuelto. La niebla se aclaró y vio algo que nunca había visto antes pero que reconoció en seguida: el Mar. La oscuridad cayó. El mar se encrespó y se alborotó en una tormenta. Luego vio contra el sol, que se hundía rojo como sangre en jirones de nubes, la silueta negra de un alto navío de velas negras desgarradas que venía del oeste. Luego un río ancho que cruzaba una ciudad populosa. Luego una fortaleza blanca con siete torres. Y luego otra vez la nave de velas negras, pero ahora era de mañana, y el agua reflejaba la luz, y una bandera con el emblema de una torre blanca brillaba al sol. Se alzó un humo como de fuego y batalla, y el sol descendió de nuevo envuelto en llamas rojas, y se desvaneció en una bruma gris; y un barco pequeño se perdió en la bruma con luces temblorosas. Desapareció, y Frodo suspiró y se dispuso a retirarse.
Pero de pronto el Espejo se oscureció del todo, como si se hubiera abierto un agujero en el mundo visible, y Frodo se quedó mirando el vacío. En ese abismo negro apareció un Ojo, que creció lentamente, hasta que al fin llenó casi todo el Espejo. Tan terrible era que Frodo se quedó como clavado al suelo, incapaz de gritar o de apartar la mirada. El Ojo estaba rodeado de fuego, pero él mismo era vidrioso, amarillo como el ojo de un gato, vigilante y fijo, y la hendidura negra de la pupila se abría como un pozo, una ventana a la nada.
Luego el Ojo comenzó a moverse, buscando aquí y allá, y Frodo supo con seguridad y horror que él, Frodo, era una de esas muchas cosas que el Ojo buscaba. Pero supo también que el Ojo no podía verlo, no todavía, a menos que él mismo así lo desease. "
El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo.
J.R.R.Tolkien

4 comentarios:

Alex Noiser dijo...

Jojo. Pedazo de libro.

Quizás el único que me he leído de ciencia ficción en mi vida.

Aunque de los tres; El Retorno del Rey es épico!!

Un beso!!

Tom/Shine. dijo...

Tolkien, que gran imaginación la de ese hombre, como para crear estos mundos alucinantes que sería divertido visitar.
Me iria a Lothlorien, para conocer a Cate Blanchett, digo, Galadriel.
XD
See ya!

Lou dijo...

yo leer leer no lo he leído, pero la película la puedo ver mil veces..pero todo es diferente en un libro..a mi me gustan más las historias leídas..mi imaginación es la caña

Anastasia dijo...

Alex Noiser...
Pues sí: pedazo de libro.
Yo El Retorno del Rey todavía no me lo he leído. Voy por la mitad del Segundo de la Trilogía... pero lo que llevo me gusta muchísimo.

Tom/Shine...
Sí, una imaginación envidiable. A mí también me gustaría sumergirme en esos mundos...
Y una cosa: aunque el personaje de Galadriel es genial, físicamente prefiero a Arwen (Liv Tyler en la película).

Lou...
La película es ciertamente brutal, pero también es recomendable que leas el libro, porque tiene tantos detalles geniales que en la película no aparece todo.

Gracias a los tres por comentar,
besos